Breve viaje de Córdoba a Málaga

Conocer Andalucía en pocos días no es una tarea fácil sobre todo porque hay que emplear mucho tiempo en los desplazamientos, si además le sumamos el tiempo que necesitamos desde que llegamos a una ciudad hasta que salimos por la puerta de nuestro hotel dispuestos a iniciar la visita nos daremos cuenta de que es necesario hacer una buena planificación.
En este artículo le vamos a recomendar la visita a dos ciudades que hasta hace poco estaban más desconexionadas que unidas. Llegar a Córdoba desde Málaga o hacer el viaje inverso era cuestión de tomárselo con calma y dejar pasar las horas, daba igual si se viajaba en tren o en coche.
Por ejemplo en tren siempre era recomendable llevar un grueso libro para leer durante las más de dos horas que duraba el viaje.
Hoy día sin embargo todo ha cambiado y viajar entre ambas ciudades no necesita de más de una hora de nuestro tiempo. Esa reducción tan notable ha introducido la posibilidad de realizar viajes de ida y vuelta en el mismo día, algo que antes era impensable salvo que al llegar a la estación le diésemos una vuelta al edificio para terminar diciendo: pues venga, ya está visto todo. Con cinco horas de viaje en tren muy pocas personas estarían dispuestas a sumarle además otras seis o siete pateando la ciudad, ¡menuda paliza!.

Supongamos que nuestra intención es viajar desde Córdoba a Málaga. El viaje lo podemos plantear para salir temprano y desayunar en nuestro destino. Nos queda el resto del día para ver la ciudad.
Si se aloja en Córdoba le recomendaría dos hoteles: el AC Córdoba que está justo en frente, a cinco minutos, de la estación de trenes o el Córdoba Center que se encuetra a unos diez o quince minutos andando.
La diferencia entre ambos hoteles no es demasiada sin embargo si en la central de reservas (en Internet encontrará varias de estas empresas) le ofrecen habitación en los dos hoteles por un precio similar le aconsejo el Córdoba Center que tiene habitaciones más espaciosas y un cuarto de baño también de mayor tamaño. En el AC Córdoba lo que si encontrará es el minibar de su habitación con bebidas gratis (no hay bebidas alcohólicas).

Nos levantamos en Córdoba
Los billetes ya los tuvo que haber comprado el día anterior para evitar prisas, compre ida y vuelta y le saldrá el viaje por poco más de 30 euros. Además si se aloja en uno de esos dos hoteles que le recomendamos podrá levantarse poco antes de que salga su tren.
Lo más económico es tomar un tren Avant, tardan el mismo tiempo en llegar a Málaga que los trenes AVE pero le sale más barato. Una buena elección es tomar el tren que sale a las 7.40 de la mañana de Córdoba y que llega a las 8.45 a la estación María Zambrano de Málaga. Es ideal porque llega a la hora de desayunar.
En la misma estación encontrará algunos bares y si lo prefiere nada más salir a la calle encontrará muchos más.

Llegamos a Málaga
Después de atravesar numerosos túneles llegará casi sin darse cuenta a Málaga. El recorrido lo vamos a hacer en principio a pie aunque más adelante también tomaremos algún autobús urbano.

Al salir de la estación vamos a ir en dirección al centro, es decir, usted tiene que buscar la Avenida de Andalucía que la encontrará muy cerca de la estación. Si no conoce Málaga y se le olvidó llevar un plano (mal hecho) no lo dude y pregunte, tanto los malagueños como las malagueñas son gente amable y no dudarán en resolver sus dudas.
Una vez llegue a la Avenida de Málaga que es un espacio generosamente abierto, en comparación de la zona de edificios y calles más estrechas que ha dejado atrás, deberá tomar sentido hacia la derecha pues pasando por la Alameda Principal, que es una zona que usted verá nada más atraviese un pequeño puente, se encontrará ya en el centro comercial e histórico de la ciudad. Como ve no hay que andar demasiado.
En la Alameda tiene algunas tiendas y pequeños bares típicos donde podrá tomar unas copas con sus correspondientes tapas. Las almejas de reloj con limón están deliciosas. Aunque las 9 de la mañana no es una hora muy adecuada para ese tipo de comida, tal vez es mejor que lo deje para más tarde, tal vez para su regreso pues volverá a pasar por aquí.

En el centro de Málaga
Cuando deje a su espalda la Alameda Principal, a poco más de 100 metros se encontrará a su izquierda la calle Larios que es la más conocida en esta zona comercial. Como las tiendas no las abren hasta las 10 de la mañana es mejor que se lo tome con calma, o tal vez no sería mala idea tomarse un buen y sosegado desayuno así que piénselo antes de llegar aquí.


En torno a la calle Larios encontrará muchas otras calles comerciales aunque junto a las tiendas también encontrará plazas, iglesias, museos,… que seguramente llamarán su atención y le tendrán entretenido durante unas cuantas horas. Ya depende de usted el momento en el que desee salir del centro. Es probable que quiera dedicarle por lo menos tres o cuatro horas, y eso sin contar que entre a algún museo. No olvide sin embargo que va a regresar a Córdoba, como muy tarde, en torno a las ocho de la noche, hora en la que sale su tren, así que no puede entretenerse demasiado en un único lugar. Además vamos a irnos a la playa junto al Paseo Marítimo Pablo Ruiz Picasso para comer espetos de sardinas, o lo que usted prefiera. Así que calcule que en torno a las tres de la tarde estará sentado en un chiringuito.

Nos vamos a la playa
¿Ya lo vito “todo” en el centro?
Pues venga, nos vamos ahora dejando atrás la Catedral, que será lo último que vea en esta zona más centrica camino del edificio de la Aduana que está muy cerca.

Allí hay un entorno que seguramente le gustará pues encontrará una zona de ruinas romanas y el castillo de Gibralfaro al cual podrá subir para gozar de sus vistas siempre que prefiera esa opción a darse un paseo por el cercano Parque Subtropical. En la vida hay que elegir siempre y en este caso no le queda más remedio puesto que subir al castillo, y bajar de nuevo, le va a llevar más de una hora, no olvide que tiene que dedicarle un buen rato a disfrutar extasiado de las vistas. Si no quiere hacer tanto ejercicio entonces vayamos al Paseo del Parque, allí encontrará numerosas especies de flora subtropical. Es evidente que sobre todo en primavera es cuando está más hermoso este lugar. Es también un buen sitio para tomar un tentempié aunque la playa ya está cerca así que no coma demasiado. Nos vamos en dirección a la Plaza de Toros y allí mismo está ya ¡el mar!. Tan grande, con tanta agua, con esa enorme playa, no demasiado bonita, todo sea dicho, pues la Malagueta tiene poca anchura y una arena oscura no demasiado atractiva, pero al final estamos disfrutando de esa estupenda brisa marina.
Si quiere bañarse ahora es el momento.

Puede que sean en torno a las dos o tres de la tarde, así que se puede dar un chapuzón y luego se puede ir directo a uno de los chiringuitos. Si a usted no le gustan estos establecimientos, tal vez con toda la razón, no hay por qué preocuparse pues en torno a la playa hay numerosos bares y restaurantes. Quédese usted donde más le apetezca.

De regreso al centro
En torno a las tres de la tarde hemos calculado que usted se sentó a tomarse unos espetos de sardinas. Le aconsejé esa ligera comida no para ponerlo a régimen sino para que disfrutase del pescado en la playa. El aroma de las sardinas asadas es delicioso (salvo cuando ese olor está dentro de la propia casa) y seguramente le apatecerá comerse dos o tres.

Las dos opciones que tiene ahora son:
Puede quedarse parte de la tarde en la playa, hasta las cuatro o cinco, o bien puede regresar al centro y en alguno de sus bares o restaurantes seguir conociendo la gastronomía malagueña. Antes le recomendé que visitase los bares de la Alameda Principal, pero si usted quiere comer más generosamente puede probar el buffet libre de El Corte Inglés que está entre la Alameda y la estación de trenes. En su restaurante encontrará un abundante y bien servido buffet a un precio más que razonable. Además la opción de este centro comercial puede que le atraiga si quiere evitar el calor de la tarde, todo depende de la fecha en la que usted haga este viaje. No olvide tampoco que los aseos de El Corte Inglés son los mejores de la ciudad, y eso hay que tenerlo en cuenta pues antes o después tendrá que utilizar ese servicio.

La merienda
Ya lo sé, está pensando que nos pasamos el día comiendo, pero no es así. Se trata de un viaje con muchas horas por delante y usted no puede desfallecer. Además tanto si se quedó en la playa como si se fue al centro, seguramente a las cuatro ya terminó de almorzar. Son ahora las seis de la tarde y es una buena hora para sentarse en una cafetería y tomarse un café con leche y alguno de los dulces malagueños, así que seleccione bien dónde se sentará.
El viaje se terminará en menos de dos horas pues sobre las ocho vamos a montarnos en el tren que nos llevará de regreso a Córdoba, así que le queda algo de tiempo libre para ver algo más de Málaga. Sólo tenga en cuenta que si se aleja de la zona de la estación de trenes tendrá que tomar un autobús urbano para regresar, o un taxi si prefiere la comodidad o desea aprovechar hasta el último minuto.

De nuevo en la estación de trenes
Se acabó su viaje. Seguramente le habrá parecido que el día pasó muy rápidamente aunque también es posible que note un cierto cansancio. Puede dormirse en el tren o si lo prefiere puede dedicarse a contar los túneles que hay camino de Córdoba.

También podría quedarse a pasar la noche en un hotel de Málaga sin embargo nuestra propuesta es para turistas que desean recorrer varias ciudades andaluzas seleccionando como punto de partida la ciudad de Córdoba. En cualquier caso decida usted y páselo bien.

Más artículos que pueden ser de su interés:

Category: Málaga

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.