Asociación Botánica y Micológica de Jaén

Setas
En la actualidad el contacto que tenemos con el mundo vegetal está muy limitado, se puede reducir a la lechuga que compramos en el supermercado o al árbol plantado cerca de casa. De los supermercados lo único que sabemos es que la comida parece emerger misteriosamente, somo si de champiñones se tratase, sin relación alguna con la tierra, los ríos o las montañas. En nuestras calles los árboles son elementos decorativos que son plantados, o arrancados, como nuevo sentido que marca su existencia en función del partido político gobernante y su concesión a lo “verde” o de las verdaderas necesidades de los ciudadanos: construcción de nuevos aparcamientos, construcción de nuevas viviendas, construcción de nuevas construcciones. Las plantas han quedado reducidas a exotismos que alegran las fiestas navideñas o que sirven como socorridos regalos. Plantas que son utilizadas hasta que no soportan ese desierto ambiental que son los pisos y terminan en el contenedor de basura.
¿Cómo se le puede pedir a cualquiera de nuestros conciudadanos que entiendan cual es el valor de un castaño o una orquídea ophrys cuando en su lugar se puede asfaltar una moderna autopista o se pueden construir unos chalets que demuestren nuestra prosperidad?.
El error que hemos cometido con el mundo vegetal parte de la idea de que nosotros podemos avanzar sin importarnos qué lugar ocuparán las plantas en ese nuevo mundo. Siendo así no nos importó arrasar con bosques y selvas, y ahora que simulamos preocupación (dejará de simularse cuando se viva la tragedia) seguimos destruyendo aunque descargando nuestra conciencia reconociendo que es propio de bárbaros lo que hacemos.
La desconexión del hombre moderno, en ciudades que son producto de una fantasía antinatural, de ese medio tiene que ser solucionada volviendo a mostrarle que no somos nada sin esas plantas y que el sentido de nuestra vida, más aún la posibilidad de que sigamos existiendo, sólo nos la darán esos árboles que vemos camino del trabajo y esas lechugas que nos sirven de alimento.
En esta labor de regreso a la tierra, desligándonos del cemento, se encuentra la Asociación Botánica y Micológica de Jaén.
La Asociación nació en el mes de Marzo del año 2006 y desde entonces ya han realizado bastantes excursiones por varias provincias andaluzas. Por ejemplo este año 2007 se marcharon en Abril a los Alcornocales en Cádiz, en Mayo recorrieron parte del río Madera en la Sierra de Segura en Jaén y en Octubre tienen planeado visitar Quintanar de la Sierra en Burgos.
Desde luego la intención de esta asociación no pasa por cambiar el mundo aunque gracias a la afición de sus socios por la naturaleza, la botánica y en concreto por la micología muy probablemente a los participantes en las excursiones les cambie para mejor su vida mientras conocen la flora silvestre de nuestro país o al recolectar setas que parece ser un “deporte” muy gratificante vistas algunas de las fotos de los participantes.
Además de las excursiones la asociación tiene como objetivos la realización de exposiciones o de cursos que estarán abiertos a todas las personas que tengan interés en estos temas.
Aunque cualquier persona puede participar en las excursiones es preferible ser socio ya que así se evita el recargo del 20% sobre los precios anunciados. Hacerse socio tiene un precio de 20 euros al año y si son varios miembros de una misma familia entonces los restantes sólo pagarán 10 euros cada uno.
Anímese y únase a esta asociación, seguro que disfrutará conociendo algo más que cemento, plástico y metal.

Más artículos que pueden ser de su interés:

Category: Haciendo amigos

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies