Caminando por un arroyo seco. Fósiles, meteoritos y restos arqueológicos.

Años atrás había visitado con frecuencia este lugar que probablemente será similar en su destino a tantos otros de Andalucía.
Este arroyo que hoy me sorprendió porque podía caminar dentro de su lecho completamente seco, lo tenía en el recuerdo como un arroyo en el que las ranas se apresuraban a saltar al agua cuando te acercabas allí donde se encontraban. Nunca tuvo un caudal muy abundante sin embargo incluso en los meses más calurosos del verano no dejaba de conducir el agua más allá de lo que podías aventurarte a andar de su margen.

El arroyo rodeado de plantas y arboles.

El arroyo rodeado de plantas y arboles.

Este año no ha sido especialmente seco, más bien ha sido un año abundante en lluvias durante el invierno y parte inicial de la primavera, y sin embargo este arroyo que durante años tenía un caudal más o menos generoso ha pasado a quedar seco antes de la llegada del verano.
El tiempo parece que está cambiando a lo largo de los años y si la evolución es la que se predice por parte de quienes hablan del cambio climático creo que va a ser complicado que este arroyo vuelva a tener el caudal que tuvo años atrás.

Caminando por el lecho del arroyo, afortunadamente con sombra.

Caminando por el lecho del arroyo, afortunadamente con sombra.

En algunas de las fotografías se puede ver que el lecho del arroyo tenía cierta profundidad y de hecho todavía quedan restos de crecidas muy violentas que empotraban en los árboles cercanos ramas y restos vegetales, siendo en aquellos momentos la profundidad de más de dos metros. Hoy, con suerte, puedes encontrar algunas zonas donde se conserva agua estancada pero que no es suficiente para mojarte más de un par de centímetros de la suela del zapato.

Restos de crecidas muy violentas.

Restos de crecidas muy violentas.

El día que hice estas fotos era especialmente caluroso y a pesar de la desagradable sorpresa de encontrar el arroyo sin agua debo de reconocer que andar por el lecho de guijarros fue una experiencia extraña y al mismo tiempo refrescante pues era el único lugar con sombra, gracias a los álamos que en el borde del arroyo, junto a plantas de marrubio, berro o equiseto, creaban un ambiente de oasis que protegía del ardiente calor.

El arroyo como si fuese una carretera empedrada.

El arroyo como si fuese una carretera empedrada.

Quedaba claro que agua no iba a encontrar en ese lugar así que, dado que lo más abundante eran la piedras, me puse a buscar algo de interés y los resultados no fueron nada malos.

No puedo garantizar que aquello que yo creo que es, sea realmente, así que ni puedo asegurar que una de las rocas sea un meteorito aunque si me lo parece y diré ahora por qué lo creo, ni puedo asegurar que el resto arqueológico no sea un resto moderno, ni puedo garantizar que los fósiles sean tales, aunque también lo parecen.

Vayamos por partes. Una de las piedras que me llamó la atención fue una que encontré fuera del lecho del arroyo. Lo que me me motivó a cogerla del suelo fue que parecía estar en parte fundida, es decir, que parecía como si parte de la roca se hubiese derretido. Además al cogerla me sorprendió su peso, era como hubiese cogido un metal y no una roca.
Todo esto apunta a que puede ser un meteorito, por lo menos un fragmento, pues los meteoritos suelen tener composición metálica y en la entrada a la atmósfera terrestre puede fundirse parte de su superficie.

Meteorito o algo parecido

Meteorito o algo parecido

En esta ampliación se puede observar un poco mejor cómo la superficie está ligeramente fundida. Como si se hubiese sometido a altas temperaturas y se hubiese derretido.

Superficie ligeramente fundida del posible meteorito

Superficie ligeramente fundida del posible meteorito

Esta otra roca que creo que es pizarra está repleta de puntitos más oscuros, pequeños y con cierto relieve, de forma ovoidal. En la pizarra es muy frecuente encontrar fósiles así que esto tiene también una elevada probabilidad de ser el fósil de algo que no sé lo que es.

Pizarra y posibles fosiles

Pizarra y posibles fosiles

En la ampliación (una foto hecha con una lente especial para macro) se pueden ver mejor esos puntos más oscuros.

Restos fosilizados.

Restos fosilizados.

En cuanto al otro posible fósil, lo cierto es que tengo más dudas. Me recordó en principio a ciertos animales marinos que viven adheridos a las rocas y que tienen forma tubular.

Algo que parece estar fosilizado

Algo que parece estar fosilizado

Otra roca curiosa que me llamó la atención y que encontré dentro del lecho del arroyo fue la que puede verse a continuación en la fotografía. Es una especie de roca muy porosa, de muy poco peso, semejante a la piedra pómez. No sé si por aquí hubo actividad volcánica pero este tipo de rocas muy porosas suelen ser propias de lugares donde hubo volcanes activos.

Roca muy porosa

Roca muy porosa

Ya por último incluyo el posible resto arqueológico. En esta zona son muy frecuentes los hallazgos de restos íberos, en especial trozos de cerámica muy semejantes al que encontré. Por su tamaño y la poca información que puede aportar no tiene demasiado interés sin embargo es curioso este punto de unión entre aquel pasado y este presente tan alejado en el tiempo. En este mismo lugar por el que caminaron personas que tan poco tienen que ver con las que hoy pasean por aquí de tarde en tarde.

Resto de ceramica

Resto de ceramica

Si alguna de las personas que lea este artículo puede darnos más información sobre los fósiles, o el resto de rocas encontradas, sería de agradecer que publicase su comentario en la zona dedicada a la participación de los usuarios de este sitio web.

Más artículos que pueden ser de su interés:

Category: Manantiales Andalucí­a

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies