El cambio climático ya está aquí

Cambio climático
Aunque el título de este artículo tenga cierto tono dramático no es esa mi intención ya que si han leído los periódicos o han visto las noticias en televisión ya sabrán de qué va este asunto. Además tampoco soy aficionado a ese tipo de noticias que tanto éxito tienen en la actualidad en las cuales toda imagen dramática es tildada de espectacular y en los casos en los que no llegó a suceder una tragedia el periodista de turno se recrea contando el total desastre que hubiese sucedido si sólo cinco minutos antes o sólo cinco metros más cerca,… en fin, ya saben, es parte del mal gusto actual, de esa necesidad de ir más lejos que la propia realidad. Ya no es suficiente con saber que alguien falleció, ahora hay que meterse en el velatorio con un micrófono y una cámara y si se tiene suerte grabar parte de la autopsia.
En ocasiones me pregunto qué de bueno tiene esa constante preparación para lo malo. Hoy si no sabes el número de personas que fallecieron en accidentes de tráfico y cuántas mujeres han sido asesinadas en lo que llevamos de año es que no estás informado. Ya sé que muchos pensarán que hay que estar preparado y que hay que saber en qué mundo se vive, sin embargo me pregunto ¿es este de verdad nuestro mundo?. Vivimos en este país casi 45 millones de personas y un día si y otro también nos toca desayunar o almorzar con la puñalada, el atraco, la estafa,… y es llamativo cuando menos que todas esas innegables tragedias que sólo le afectan de manera directa a un 0,00000001% de la población puedan formar parte, durante tantos minutos al día, de nuestras vidas. No digo con esto que esas tragedias carezcan de valor sino más bien me pregunto ¿qué necesidad tenemos de conocer con tantos detalles ese tipo de cuestiones?.
Pues bien, ahora llegó la noticia del cambio climático y de esta no nos libramos ninguno. Vivimos bajo el mismo techo y no tenemos opción de no querer enterarnos o de mirar hacia otro lado.
Pero miren ustedes que la noticia se nos intenta presentar de la siguiente manera: durante decenas de años nos hemos dedicado a contaminar el mundo y ahora estamos pagando las consecuencias y por si esto nos pareciese poco sólo tendremos que esperar unos cinco años para asistir a un empeoramiento considerable de la situación climatológica mundial.
Todos se preocupan. Al Gore se dedica a dar conferencias advirtiendo de lo que se nos viene encima y hasta Bush pretende dedicar parte del dinero de su país para luchar contra el calentamiento del mundo. Se preocupan los ecologistas, los periódicos fabrican sus listas negras de industrias más contaminantes y mientras tanto todo sigue igual.
La verdadera preocupación no es nuestro planeta sino nuestro sistema económico. ¿Han escuchado o leido las noticias del cambio climático? Entonces seguro que ya saben cómo afectará al negocio del turismo o cómo afectará a la industria inmobiliaria y sin embargo el desastre ecológico en todas esas noticias se queda casi siempre en lo anecdótico.
Si ahora se le está dando propaganda al cambio climático es por una razón: se pretende montar el teatro de que todos somos culpables y se busca salir de manera progesiva y ordenada de la situación creada, es decir, se intenta evitar a toda costa el pánico de la población que condujese por ejemplo a un rechazo radical de todo lo que es contaminante.
A mí todo esto me recuerda a esa solución tan moderna y ecologista que se le ha dado a los residuos de los pueblos y ciudades, me refiero a esos contenedores de basura donde separamos el plástico del vidrio y estos de los residuos orgánicos. ¿Saben lo que se ha buscado con ese gran avance? Que no se ponga en peligro el actual consumismo desmedido gracias al cual una persona puede producir la basura más antiecologista que se pueda imaginar con miles de envases de plástico, cartón o vidrio. Parece que a nadie se le ocurrió que la solución no era separar la basura sino no producirla. Pero claro ahora todos tenemos conciencia ecologista mientras seguimos produciendo la misma cantidad, sino más, de moderna basura consumista y sobre todo la industria sigue adelante. Por lo tanto el gran logro de los contenedores de basura no fue ecológico sino económico.
Con este nuevo asunto del cambio climático se está intentando abordar una “solución” parecida, por lo pronto reconociendo la existencia del problema para evitar brotes de radicalismo y en segundo lugar intentando a toda costa desviar de nuestra conciencia el verdadero foco del problema.
Lo preocupante de este asunto es que el ser humano es lo suficientemente hipócrita y egoista como para colocarse al borde del desastre enorgulleciéndose de seguir “haciendo caja” mientras el mundo ya no es capaz de seguir dándonos cobijo.

Más artículos que pueden ser de su interés:

Category: El tiempo en Andalucía

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies