Las Yemas de San Leandro

A diferencia de tantos otros productos andaluces, en el caso de las yemas de San Leandro, no existe ninguna voluntad por parte de las monjas agustinas que las elaboran de mejorar cada año las ventas, ni de aplicar nuevos métodos de producción que les permitan reducir costes e incrementar los beneficios, ni demuestran demasiado interés en dar a conocer sus yemas en todo el mundo.
Monasterio de San Leandro en Sevilla
¿Acaso es que estas monjas no tienen demasiado interés en su trabajo de repostería?.
Esa es una pregunta equivocada. Las monjas demuestran el mayor interés en esas yemas, por esto mismo las yemas de San Leandro siguen siendo las que fueron siempre y las que serán dentro de muchos años.
El problema real que parece mostrarse en ese aparente desinterés no se encuentra ni en el convento, ni en las monjas, ni en las sencillas cajas de madera que contienen las yemas. El problema se encuentra en los que vivimos fuera de ese convento. Somos nosotros los que hemos transformado la alimentación en negocio y por lo tanto siendo el dinero la medida de lo que podemos hacer y de lo que queremos conseguir, no nos ha importado fabricar y vender lo que jamás le daríamos a nuestros propios hijos. Cuando el cariño en lo que hacemos está ausente y cuando lo posible se convierte en lo deseable, obtenemos como resultado alimentos que ciertamente son rentables para sus fabricantes pero que demuestran también cómo se puede materializar el desprecio y el engaño en todos esos alimentos que intentan convencernos de que son buenos para nosotros, incluso que nos ayudarán a vivir mejor. Es increible ver cómo la gente hoy día come para tener las “defensas más altas”, para que la mejoría se note “por dentro y por fuera”, para que baje su colesterol. Productos que más que enseñar ocultan, mencionan que tienen aceite vegetal como si esto fuese beneficioso (siempre pensando en los beneficios como si viviésemos perpetuamente asustados por nuestra salud) y sin embargo se olvidan mencionar que el 90% es aceite de palma, que es peor aún que la grasa animal. Hoy día parece que comemos para no morir más que para vivir.
Monasterio
Nada de esto lo vamos a encontrar en las yemas de San Leandro. Hechas con una fórmula sencilla y secreta en la que aparece el almíbar y las yemas de huevos. Las yemas son yemas, nada más y nada menos.
En su sencillez superan de manera contundente a todos esos engrudos modernos que necesitan rodearse de lo que no son para despertar el interés. ¿Qué sería de tantos alimentos (los llamo así porque también entran por la boca) si no apareciesen en anuncios de televisión en los que el famoso de turno aparece rejuvenecido gracias a los efectos milagrosos del engrudo?. 
Yemas del convento en Sevilla
Creo que ahora puede quedar un poco más claro por qué las yemas de San Leandro deben de seguir elaborándose como hasta ahora. Todos los que las hemos comido alguna vez deseamos que las futuras generaciones (se elaboran desde el siglo XV) tengan la suerte de seguir comiéndolas.
Y ahora vamos a los datos prácticos:
¿Dónde se pueden comprar las yemas de San Leandro?
Sólo y exclusivamente las podrá comprar en el convento del mismo nombre.
¿Dónde se encuentra el convento de San Leandro?
Esto puede ser más complicado si usted no vive en Sevilla, pero se lo voy a intentar explicar para que también pueda ir a Sevilla y comprar una o varias cajas de yemas.
Yemas
Supongamos que usted llega a Sevilla en tren y se baja en Santa Justa. Si toma un taxi le sobran todas las explicaciones ya que lo único que le tendría que decir al taxista es que quiere ir a la plaza de San Ildefonso. Pero si prefiere darse un paseo a pie hasta el convento lo que tiene que hacer es lo siguiente:
Al salir de la estación de Santa Justa, según sube por las escaleras eléctricas debe de tomar la salida que está en frente, no las laterales, verá a poco más de 100 metros la Avenida de José Laguillo que deberá de tomar caminando hacia su derecha. El final de esa avenida que está a unos 700 metros de Santa Justa le habrá dejado en una pequeña glorieta que tiene un cruceiro gallego y que conecta con la calle de María Auxiliadora que tiene que tomar caminando hacia su izquierda hasta la Puerta de Carmona que está a poco más de 400 metros. Llegados a este punto lo mismo se estará preguntando si está muy lejos el convento. Pues no, las yemas le están esperando a unos 400 metros. Entrando por la Puerta de Carmona siga por la calle San Esteban hasta llegar a la plaza de Pilatos y luego bordee el edificio de la Casa de Pilatos tomando la calle Caballerizas hasta llegar a la Plaza de San Ildefonso.Dulces de conventos
Ahora le toca a usted comprar las yemas. Su precio digamos que es razonable, si es que se le puede poner algún precio a esta maravilla.

Category: Productos de Andalucía

Comments (7)

Trackback URL | Comments RSS Feed

  1. fuensanta dice:

    Esta afamadas yemas tambien se pueden encontrar en una tiendecita, llamada AVE MARIA, dulces de convento, que se encuentra dentro de la estación de Santa Justa.

  2. Andaluciaenruta dice:

    Gracias Fuensanta por tu comentario.

    Si te das cuenta en el artículo había escrito cómo llegar desde Santa Justa hasta el Monasterio de San Leandro, y mira por donde no había ni que salir de Santa Justa para comprar esas yemas.

    Saludos

  3. gustavo dice:

    Viaje a sevilla en enero y conoci estas yemitas realmente excelentes cuando vuelva las comprare otra vez buenisimas

  4. Beppe dice:

    Vorrei sapere come è possibile acquistare las Yemas de San Leandro in Italia oppure farle arrivare in Italia. Sono troppo buoni !!!!

  5. fuensanta dice:

    C’hai molto difficile,Siviglia é sempre bella da visitare e gli puoi acquistare nella stessa stazione di treno de Santa Justa,lavoro lí. oppure con servizio di messaggeria.DHL.

  6. Beppe, como te dice Fuensanta, Sevilla es una ciudad que merece visitarla así que podrías animarte y pasarte por esta ciudad (aquí tienes una referencia sobre qué ver en Sevilla y para una visita breve qué ver en Sevilla en un fin de semana). Claro que no sólo tienes que ir para comprar las Yemas de San Leandro, pero de paso podrías llevarte unas cuantas.
    Supongo que la opción de enviártelas a Italia mediante empresa de mensajería es posible pero algo cara, sin embargo si haces un pedido de varias cajas tal vez te compense, aunque tendrías yemas para largo tiempo.
    Tanto para ti como para quien esté interesado en comprar dulces de convento en la tienda de la estación de trenes de Santa Justa, menciono que el comercio se llama “Dulces de Convento Ave María” y se encuentra junto a la entrada principal, frente a la parada de taxis.
    En esta zona de comentarios no es posible añadir teléfonos para evitar cualquier tipo de error y que termine llamándose a un particular preguntando por yemas de San Leandro, sin embargo haciendo una búsqueda en google con la frase exacta entre comillas del nombre del comercio se puede encontrar el teléfono de contacto. Tal vez llamando al servicio de información de Santa Justa te ofrezcan esa información.
    Como referencia complementaria menciono que en Sevilla se pueden encontrar por lo menos cinco o seis marcas diferentes de yemas. Todas deliciosas. Así que ese es otro motivo más para visitar esta ciudad si se es aficionado a estos dulces.

  7. Blanca rodriguez dice:

    conocí las yemas en el año 1980. He comido yemas de toda españa y cómo las de san leandro ningunas .yo intento hacerlas,péro es imposible. No podrían darme por lo menos algno de los secretitos que tienen. Vivi en sevilla hasta el 84, sevilla es mucho para mi, conozco la semana santa la feria el rocio, hago el camino, unos años con la macarena otros con Gines pero soy de zaragoza.
    QUE VIVAN TODAS . LA DEL CASTILLO, LA DEL PILAR, LA DEL ROCIO Y TAMBIEN LA MACARENA
    para mi LAS MEJORES YEMAS DEL MUNDO soy una adicta a ellas

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies