Parapente y paramotor

| 10/10/2009 | 0 Comments

Reconozco que ver cómo otras personas practican este deporte puede resulta muy atractivo y entretenido, y seguramente las personas que utilicen los parapentes o paramotores quedarán maravillados por poder volar, pero hay otras personas, entre las que me incluyo, que consideramos que eso de volar está muy bien para ver cómo lo hacen otros pero no para padecerlo en primera persona.

Dos que se divierten en un paramotor

Dos que se divierten en un paramotor

Recuerdo todavía mi primera y por fortuna única vez en la que me vi obligado a subir a un avión y desde aquel día cumplí lo que me prometí al bajar: no volver a montarme nunca más en uno de esos autobuses con alas. Sinceramente fue una experiencia desagradable. Cuando el avión está todavía en la pista de despegue es como si realmente nunca fuese a salir volando porque la impresión que recibes es que se trata de un autobús. Yo podía notar las irregularidades de la pista y más que un avión aquel cacharro me parecía un autobús desvencijado. Pero cuando ves que el avión se inclina y la pista la estás dejando atrás empiezas a pensar que el autobús no es muy normal.
No voy a contar todo lo que sucedió en aquel viaje pero si mencionaré, para que sea fácil imaginar el estado emocional en el que me encontraba,  que casi al final del viaje el capitán se dirigió a los pasajeros y se le ocurrió decir que el avión era el segundo viaje que hacía, así que casi lo estábamos estrenando nosotros. A continuación se escuchó: “atención,…” sin embargo yo, y mi estado emocional, lo transformamos en: “precaución,…” la mente se me quedó en blanco y no escuché ni una palabra más, me quedé esperando el golpe que nos íbamos a dar con aquel cacharro. Por fortuna sólo estaban informando de que ya estábamos llegando a nuestro destino.
Sin duda que en la actualidad viajar en avión es una clara ventaja gracias a las aerolíneas de bajo coste, tanto en tiempo ahorrado como en el menor dinero gastado si lo comparamos con viajes en tren. Viajar a cualquier país europeo tiene un precio insignificante si utilizamos el avión y tampoco voy a negar que si consideramos viajes a otros continentes el barco no tiene que ser una opción más tranquila que el avión.
Sin embargo en esto de viajar no se contenta quien no quiere. Prefiero entender el viaje como un destino y un camino, como lo hacían los viajeros del siglo XIX.

Para algunas personas volar es un placer y poder subirse a uno de esos cacharros es lo que desean hacer, simplemente porque les gusta.
En otro artículo ya mencionamos una escuela de vuelos en globo, pero en esta ocasión vamos a dar algunas direcciones web donde podrá encontrar información para poder practicar este deporte:
– Escuela de vuelo Al-Andalus localizada en Córdoba.
Escuela de parapente y paramotor Lijar Sur, localizada en Algodonales (Cádiz).
Olivair, en Beas de Segura (Jaén).
Draco S. L. , en Cenes de la Vega (Granada).
Red de espacios de vuelo libre de Andalucía.

Si conoces algún sitio web de una empresa o asociación andaluza te agradecería que lo añadieses en la zona de comentarios de este artículo.

Más artículos que pueden ser de su interés:

Category: Haciendo amigos

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies